Vida......

 

                                 

 

ESPERA...

Aunque Dios demore por un tiempo, no te desesperes ni te desilusiones.
ESPERA, pues es necesario que antes de recibir eso que tanto deseas, tu fe y paciencia maduren.
ESPERA, pues Dios te dará la capacidad para asumir tu responsabilidad con mucho amor, valentía, fe y paciencia.
ESPERA, pues Dios estará siempre pendiente en proveer tus diversas necesidades aun de la manera que menos lo esperes.
ESPERA, recordando que separados de Cristo nada podemos hacer.
ESPERA, recordando que la acción y la compañía incondicional de Dios estará siempre contigo dondequiera que estés.
ESPERA, con la plena convicción que tu vida entera le pertenece a Dios; por eso es que ha venido consumiendo todos esos estorbos que impiden el cumplimiento de sus planes en ti, aunque por ello hayas tenido que derramar lágrimas de dolor.
ESPERA, no te impacientes si las cosas no llegan a tiempo. No te impacientes si nada te resulta bien. No hay mal que por bien no venga, y lo único que busca Dios es que en vez de buscar consuelos humanos lo busques a El.
ESPERA, aprende a soportar, a vivir tus sufrimientos, esperando y deseando ser consolado por DIOS.
No te asustes, no tengas miedo si caes, levántate de nuevo, y comienza otra vez, y si vuelves a caer, vuelve a levantarte; no te asustes si caes muchas veces, no importa que tus golpes duelan, solo confía que Dios esta a tu lado. El escucha tus quejas, escucha tu llanto cuando en las noches lloras, siente el frío de tu cuerpo y te abraza para darte vida, no temas a la soledad, ni al abandono.
No temas, es normal que llores, y que te desesperes, pero ten confianza en Dios, porque El hace tiempo ha escuchado tus oraciones, se valiente y enfrenta todo lo que te viene, con calma y esperando siempre que Dios te tiene una corona en el cielo, por tu tan ansiosa y benigna espera, porque a través de estas tribulaciones, has aprendido a tener paciencia.
Mientras esperas no dejes de orar.
Mientras esperas afírmate en las promesas de Dios.
Mientras esperas mantente bajo la voluntad de Dios.
¡¡¡QUIEN COMO DIOS, NADIE COMO DIOS!!!

HOY

Hoy sembraré una sonrisa ...para que haya mas alegría.
Hoy sembraré una palabra consoladora...para cosechar serenidad.
Hoy sembraré un gesto de caridad...para que haya más amor.
Hoy sembraré una oración ...para que el hombre esté más cerca de Dios.
Hoy sembraré palabras y gestos de verdad...para que no crezca la mentira .
Hoy sembraré serenidad de acciones...para colaborar con la paz.
Hoy sembraré un gesto pacífico...para que haya menos nervios.
Hoy sembraré en mi mente una buena lectura...para el gozo de mi espíritu.
Hoy sembraré justicia en mis gestos y palabras...para que reine la verdad.
Hoy sembraré un gesto de delicadeza...para que haya más bondad.
SI CADA UNO DE NOSOTROS EN EL DIA DE HOY SEMBRAMOS AL MENOS ALGUNAS DE ESTAS SEMILLAS ...
posiblemente nos podamos mirar a los ojos como verdaderos Hermanos, Hijos de un mismo DIOS CREADOR y colaboradores de un mundo más humano...
LA VIDA SIN AMOR NO TIENE SENTIDO.

 

REGALOS….DE LA VIDA...

Las personas son regalos que la vida me ha dado. 
Ya vienen envueltas, algunas en forma muy bella y otras de una manera menos atractiva. 
Algunos han sido maltratados en el correo; otros llegan como "Entrega Especial"; 
Algunos llegan envueltos, otros cerrados con gran rigidez. 
Pero la envoltura no es el regalo y es importante darse cuenta de esto. 
Es muy fácil equivocarse en este sentido, juzgando el contenido por el estuche. 
A veces el regalo se abre con facilidad; otras se necesita la ayuda de otras personas. 
Tal vez es porque tiene miedo, quizá han sido heridas antes y no quieren ser lastimadas de nuevo. 
Pudo ser que alguna vez se abrieron y luego se descartaron. 
Quizá ahora se sienten más bien como "cosas, sin valor" que como seres humanos. 
Yo soy una persona. Como todas las demás personas también soy un regalo. Poseo una bondad y ternura que es sólo mía. 
Y sin embargo, algunas veces tengo miedo de mirar dentro de mi envoltura. 
Tal vez temo decepcionarme, quizá no confío en el que llevo dentro. Pudiera ser que en realidad nunca he aceptado el regalo que soy. 
Cada encuentro y comunicación entre personas es un intercambio de regalos. 
Mi regalo soy yo, tú eres tu regalo. 

Cada uno somos,  obsequios de Dios unos para otros. 
Es difícil pensar en ocasiones que aquel que me ha lastimado es también un regalo de Dios, pero si vemos la ofensa como una envoltura maltratada y no nos quedamos con ella, seguramente encontraremos un hermoso regalo, pues de cada suceso Dios nos tiene una enseñanza para crecer en su amor, en nuestra esperanza y fe......... 
Nosotros mismos podemos tener una envoltura tan maltratada por el tiempo y/o las circunstancias, pero lo que llevamos dentro siempre será hermoso, pues quien lo puso ahí es nuestro Creador, solo tendríamos que ver hacia adentro y estar listos para darnos.......descubre en tu interior todos los dones con los que El Señor te conformó y sé el digno regalo para los que te necesitamos.........

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar