poema

MI CAMINO

 

Mi viejo camino,

 Un poco quiero conversar contigo,

Y ante las sombras que evoco,

Hablarte como una amiga.

Hace tanto tiempo, ¡Tanto!

Que conozco tus orillas;

En tus hierbas amarillas

Cayó alguna vez mi llanto.

Hace tanto tiempo,

¡Tanto!

Que conozco tus aromas de flores,

Hace tanto tiempo que, camino,

No te he podido ver ni  estar contigo…

Sin duda no es mi culpa tu lo sabes…

Mi hermoso camino,

Acaso sea alegría,

Esto que siento; no sé…

Acaso sea alegría

Lo que hay en mí corazón;

Se parece a una canción,

Llena de melancolía.

Acaso sea alegría,

Lo que hay en mi corazón,

O es efecto de amor,

Que apetece y respira.

Nunca tuvo, para mí,

Ningún camino tu encanto.

Sé de la sangre y el llanto,

Que han vertido sobre mí,

Ningún camino tuvo este encanto.

Tras de andar y andar me pierdo,

Me confundo, me turbo…

Mirando tus hondulanzas,

 Y un perfume de añoranzas,

Surge de cada recuerdo.

Miro tus huellas y leo,

En ellas una leyenda,

De inseguridad y congojas,

Los poemas de la senda del camino,

No provocan nada en ti,

Que no adivino el deseo,

Que tus ojos me expresan,

Y mañana, cuando ya estés lejos;

Mañana, cuando suene la campa de mi aldea,

¿Quién sabrá, camino, que aquí mis huellas quedan también?

¿Quién sabrá?

Alguien me recordará,

Que algún dia anduve tu camino,

Tal vez me han  visto las estrellas,

Caminar mi viejo o nuevo camino,

Como siempre te sigo recordando a ti…

El camino de mi casa.

 


 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar