no olvides que DIOS te ama....

        

DIOS NO RENUNCIO..

Cuando te sientas solo, desesperado y con deseos de renunciar, recuerda que Dios nunca renuncio por ti, por lo tanto tu no puedes renunciar a Él.

Imagínate al Hijo de Dios caminando con una cruz sobre sus hombros hacia un lugar donde seria crucificado, sin culpa, sin pecado, pero con un único propósito: Que su muerte sirviera para el perdón de tus pecados.

Jesús mismo sintió lo difícil del momento, antes de ser arrestado dijo: “Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Sin embargo y a pesar de tener el poder de Dios para hacer un milagro allí mismo, decidió no rendirse en su propósito de morir por ti y por ti, todo por amor.

El amor de Dios es tan grande que dio a su único Hijo para morir en nuestro lugar. Su muerte debe ser cada día nuestra motivación para no rendirnos, para no renunciar.

Quizá a veces sientas que no puedes más, quizá las fuerzas de a poco se te acaban, quizá pensamientos de renunciar venga a tu mente, pero aun con todo eso ¡No debes renunciar a Dios!, Él lo es todo para ti, Él es el único que te a amado de una manera sincera, Él es el único que ha estado contigo en los momentos más difíciles de tu vida, Él jamás te ha abandonado y ha sido el único que ha creído en ti y en lo que puedes lograr, por lo tanto ¡No puedes renunciar a Él!

No te creas inmerecedor de su amor, porque Él no te ama porque te lo merezcas, sino porque decidió amarte eternamente.

Hoy tienes que sacar fuerzas donde no las hay y tomar la valiente decisión de seguir adelante en este camino de verdad, no puede ser que mientras Dios dio todo por ti, tú no quieras dar TODO por Él.

Es hora de levantarte, de secarte las lágrimas, de sacudirte el polvo a consecuencia de la última caída y seguir avanzando, porque Dios se merece todo nuestro esfuerzo y si algo nos anima es que Él jamás renuncio a morir por ti, sino que llevo a cabo su propósito para que ahora tú puedas ser perdonado de tus pecados y con ello heredar la vida eterna que Él tiene preparada para todos aquellos que lo reconozcan como Señor y Salvador.

Hoy es un día en donde debemos levantarnos nuevamente y retomar el camino, es hora de desechar todo pensamiento contrario que nos quiere llevar a renunciar y dejar que Dios nos tome de la mano nuevamente para caminar junto a Él..

 

NO TE RINDAS…

A veces hay una incomodidad en tu vida que no te permite tener paz, esa sensación que turba tu mente y tu espíritu producida quizá por diferentes episodios que has tenido que vivir los últimos días.

Y es que pareciera que hay días que andamos en rachados, recibimos diferentes problemas, enfrentamientos, discusiones o palabras que lo único que han hecho es distraernos, ponernos de mal humor quizá o simplemente desanimarnos.

Y es que el hecho de que te desanimes por situaciones como esas no es cosa anormal, somos vulnerables todos, por muy fuerte que creas que eres, hay momento en donde todo acumulado te hace sentirte cansado, débil, sin fuerzas, con ganas de rendirte o de parar.

Son difíciles esos momentos en donde existe una incomodidad que no sabes identificar exactamente porque está allí o que la produjo, en donde solo puedes deducir que es el resultado de tus últimos días.

Para esos momentos en donde te sientes incomodo, cansado, desgastado, sin fuerzas y con sensaciones de no querer seguir, hay una formula maravillosa que nunca falla.

En esos momentos en donde lo que quisiéramos es salir huyendo hacia algún lado para olvidarnos de todo, lo que realmente necesitamos es ir a un lugar a solas, cerrar nuestros ojos, pensar en el Señor y hablar con toda sinceridad con Él, cuéntale como te sientes, cuéntale lo que te pasa y entonces algo maravilloso pasara.

De pronto sentirás tus lagrimas correr sobre tus mejillas, como consecuencia de tu encuentro con Dios, quizá lloraras como un niño, pero que lindo es que estas en los brazos de tu Padre. Llorar no es malo, al contrario muchas veces nos ayuda a sacar aquello que hasta ese momento no podíamos sacar, es como que si Dios hubiera creado el llanto como un escape a esas emociones encontradas  y a esos episodios de tristeza que sentimos.

Después de estar delante del Señor por algunos minutos estoy seguro que te sentirás mejor, pues la idea no tendría que ser rendirse, al contrario, la idea es recobrar el ánimo, las fuerzas y la voluntad para seguir luchando.

Hay una cosa que tienes que entender y es que a pesar de las diferentes situaciones que te toquen experimentar, Dios estará contigo, Él nunca te dejará, Él estará a tu lado aun en esos momentos de crisis, aun en esos momentos de confusión, y es que el hecho que te sientas sin fuerza y cansado, no quiere decir que Dios no esté allí para abrazarte y que recobres la fuerza.

Quizá hoy te sientas cansado y sin fuerzas, pero un encuentro personal con Dios puede cambiar tu actual estado, por eso hoy quiero motivarte con todo mi corazón a que vayas y deposites delante del Señor todas esas cargas que te han estado agobiando, ¿Cómo?, pues ve a un lugar a solas, cierra tus ojos, piensa en el Señor y comienza a hablar con Él como hablaras con tu mejor amigo, entonces Dios comenzara a abrazarte y a renovar tus fuerzas, porque Él está allí mismo contigo.

¡Vamos! ¡Levántate! Ve a ese encuentro maravilloso con tu Señor y estoy seguro que saldrás renovado totalmente, porque en esos momentos en donde nos sentimos cansados y sin fuerzas, lo que realmente necesitamos es encontrarnos con nuestro Padre..

 

 

DIOS SABE PORQUE PASAN LAS COSAS..

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”. 

Te ha sucedido alguna vez que te has preguntado: ¿Por qué me pasa esto a mí?, seguramente lo has hecho. Y es que en la vida hay una y mil cosas que pueden pasar y nos preguntamos: ¿Por qué a mí?

Lo que sucede en estos momentos es que por lo nublado del camino, solo vemos las cosas como las queremos ver, pero realmente Dios las ve muy diferente a nosotros.

En muchas ocasiones yo mismo me pregunte: “¿Por qué me suceden estas cosas a mí?” y en algún momento de mi vida Dios me hizo entender que las cosas que me sucedían me iban a servir para poder guiar, orientar y ministrar a otros. Lo que en esos momentos parecía duro, Dios quiso que fuera así para forjar en mi vida un carácter diferente para que al correr los años tuviera la capacidad de poder ayudar a otros.

Y es que Dios es así, el sabe porque estas pasando lo que estas pasando, el mundo no se acabara con eso, tu vida no terminara con lo que te esta sucediendo, es solo que Dios quiere moldearte para luego usarte en gran manera, si logras entender eso serás de bendición, pero si toda la vida te seguirás quejando, es muy difícil que Dios te use.

Hablo de no ver las cosas o quererlas interpretar con nuestros ojos humanos, hablo de ver mas allá, es decir ver las cosas desde la perspectiva divina y no desde mi perspectiva humana.

Job un hombre que todos conocemos que les pasaron todos los males que jamás nunca quizá nos pasaran a nosotros, pero este hombre fue fiel y dijo: “Yo sé que mi Redentor vive”.

Job sabia que lo que estaba pasando estaba en la voluntad de Dios, por eso expreso estas palabras tan verdaderas: “Mi Redentor”, es decir: “El que me redime” o “El que me rescata”.

Y es que Dios te rescata, no tienes porque temer lo que estas pasando, siempre te lo he dicho y te lo repetiré: DIOS TIENE UN FINAL FELIZ PARA TI.

La historia de tu vida puede parecer nublada, por momentos difícil de entender quizá, pero de lo que tienes que estar cien por ciento seguro es que Dios tiene escrito un final feliz para tu historia, entonces, ¿Por qué afligirse?

Quizá lo que tu estas pasando en estos momentos es muy difícil, a veces hasta casi insoportable, cosas que jamás pensaste pasar, pero que ahora son una realidad en tu vida, pero déjame decirte que NO ESTAS SOLO, que DIOS NO TE DEJARA, que siempre que lo BUSQUES LO ENCONTRARAS y que si por momentos te sientes solo, es porque Dios esta actuando en silencio, pero ten por seguro que el final de todo esto será FELIZ.

Lo que estas pasando ahora, dentro de un tiempo te servirá como testimonio viviente de lo que Dios ha hecho en tu vida, podrás ayudar a otros que pasen por lo mismo que estas pasando y sin duda serás de bendición a muchísimas personas, solo resiste, no te des por vencido, no renuncies a lo que crees, lucha por lo que amas, no te detengas, no permitas que el enemigo gane ventaja sobre tu vida, no le des gusto al contrario, demuestras que crees en tu Dios, y como Job declara las siguientes palabras:

“Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo; Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo,Y mis ojos lo verán, y no otro, Aunque mi corazón desfallece dentro de mí”..

 

PORQUE TE ENOJAS CON DIOS..

¿Alguna vez te has enojado con Dios?, yo sí. Y es que aunque queramos negarlo hay ocasiones en las que nos enojamos con Él, quizá porque las cosas no salieron como esperábamos o porque no nos respondió de la manera que queríamos o porque simplemente nunca hubo una respuesta y su silencio fue lo único con lo que nos encontramos.

A veces llegamos a los extremos de enojarnos con Dios por cosas que nosotros mismo buscamos, por resultados que tejimos a base de malas decisiones y terminamos culpando a Dios de nuestro mal.

¿Has escuchado frases como: “Porque Dios no hizo nada para evitar que tomara esa decisión” ó “Porque Dios no me detuvo antes de equivocarme”?, pues yo sí.

Esto es algo que todos en algún momento de nuestra vida hemos pensado; cuando las cosas salen mal solemos preguntarnos el por qué Dios no hizo nada para evitar eso que ahora nos atormenta.

Hay algo que debemos aprender o por lo menos ir aprendiendo, y es que somos dueños de nuestras propias decisiones, Dios jamás te obligara a tomar una decisión, Él siempre respetara tu libre elección aun cuando ese elección te lleve a resultados difíciles, Él siempre estará allí para tratar de guiarte, para tratar de dirigirte, pero al final serás tú quien tome la decisión, muchas veces orientado por tus instintos humanos y otras veces dejado llevar por la voluntad de Dios y no por la tuya.

Algunas personas están enojadas con Dios porque un familiar que amaban murió de una forma que aparentemente no se merecía, otros porque su familia quizá se desintegro y aparentemente Dios no hizo nada, algunos jóvenes están enojados con Dios porque no lograron entrar a la universidad que querían, o porque el chico o la chica que se suponía que era el amor de su vida, se fue de su lado para nunca volver. Muchos otros están enojados con Dios por la vida que tienen, porque el dinero jamás les alcanza o porque no tienen un empleo, muchos otros se enojan con Dios porque se sienten frustrados de su vida y creen que Dios jamás les prestó atención.

Amado amigo y amiga, ¿Por qué te enojas por cosas que quizá en su momento pudiste evitar o por cosas que tienen que pasar porque está escrito para todo hombre que viva una vez y después el juicio?

Es increíble que a pesar de nuestra mala reacción que muchas veces tenemos frente a las decisiones perfectas de Dios, Él se tome la molestia de velar por nuestro bienestar.

¿Cuántos de nosotros a pesar que nos hemos enojado con Dios hemos visto su mano poderosa ayudándonos o protegiéndonos?, yo sí.

La lección era clara, a veces nos enojamos con Dios por cosas de las que no tenemos el control y las cuales no nos pertenecen a nosotros, Dios es Soberano y Sabio, Él hace todo perfecto, tiene un plan para todo, tiene todo controlado y jamás nada se le puede escapar, ¿Por qué nos hemos de enojar entonces con Él?

Nosotros tendemos a enojarnos por dos cosas: PRIMERO por las cosas que Dios hace, sin darnos cuenta que lo que Él hace siempre lleva un objetivo y SEGUNDO por los resultados que nuestras propias decisiones y acciones traen, como que si Dios nos obligara a que tomáramos esa decisiones o realizáramos esas acciones.

¿Por qué estas enojado con Dios?, ¿Qué culpa tiene Él de la consecuencias de tus decisiones o acciones?, cada uno de nosotros somos responsables de las decisiones que tomamos, Dios anhela que lo tomemos en cuenta siempre, que vivamos para agradarlo y que tratemos de hacer su voluntad, es mas su Palabra nos dice: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino” .

Si tomáramos como base la Palabra de Dios para nuestro andar diario, entonces todo fuera diferente, la Biblia dice que la Palabra de Dios es como un lámpara para nuestros pies, pues alumbra nuestro camino, de esa manera podríamos estar seguros de los pasos que damos y no tendríamos resultados desastrosos como los que muchas veces tenemos cuando no tomamos en cuenta la Palabra de Dios y peor aún, nos enojamos con Él por los resultados que obtenemos de nuestras malas decisiones.

¡Vamos! No te enojes con Dios, que el menos culpable de todo lo que pueda estarte pasando en estos momentos es Él. Dios jamás querrá el mal para ti, al contrario si no fuera por su misericordia sobre tu vida, hoy ni siquiera podrías estar leyendo estas líneas.

Dios te da vida y el simple hecho de que hoy estés leyendo esto, es porque Él ha sido tan lindo contigo que te da el privilegio de tener las fuerzas para leer lo que Él quiere decirte. ¿Vez como Dios no es tan malo como muchas veces crees?

No disfraces a Dios de culpable de tu situación, es mejor que seas humilde y reconozcas los errores que cometiste y pidas a Dios de su ayuda, porque estoy seguro que su ayuda viene enseguida sobre tu vida.

A pesar que la mayoría de veces somos los culpables de nuestro mal estado a través de las malas decisiones que tomamos, Dios siempre se las arregla para darnos un final feliz, un final que no merecemos, porque si fuéramos juzgados rígidamente según nuestras acciones, muchos de nosotros ni siquiera estaríamos vivos, pero Dios es Grande en Misericordia y Amor hacia nuestra vida.

Hoy es un buen día para hacer las paces con Dios, hoy es un buen día para reconocer que jamás debiste de haberte enojado con Él, si hay alguien con el que nunca debemos enojarnos porque jamás tendrá la culpa de nuestro mal, es Él, Dios busca lo mejor para nosotros y a pesar de estar pasando por tribulaciones, desiertos o fuertes tormentas, Dios hará algo maravilloso en medio de todo y nos hará salir victoriosos si tan solo lo buscamos con humildad y sencillez..

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar