MENSAJES PARA EL CORAZON Y ALMA

 

PECES.jpg

 

 Historia de Amor

Un día, temprano por la mañana, me levanté para observar la salida del Sol. ¡Oh, la belleza de la Creación de Dios queda más allá de la descripción! Mientras observaba, alababa a Dios por su bella obra. Mientras estaba sentado ahí, sentí la presencia del Señor conmigo. Entonces, Él me preguntó, "¿Me amas?" Yo contesté, "¡Por supuesto, Dios! ¡Tú eres mi Señor y Salvador!" Entonces me preguntó "Si estuvieras físicamente incapacitado, ¿aún me amarías?" Me quedé perplejo. Miré abajo. Mis brazos, piernas y el resto de mi cuerpo y me pregunté cuántas cosas sería incapaz de hacer. Las cosas que hoy me parecen tan sencillas. Y contesté, "Seria difícil, Señor, pero aún así te amaría" Entonces el Señor dijo, "Si estuvieras ciego, ¿amarías aún mi creación?". ¡Cómo podría amar algo, siendo incapaz de verlo! Entonces pensé en toda esa gente ciega en el mundo entero y cuántos de ellos aún aman a Dios y a su Creación. Así que contesté, "Es difícil pensarlo, pero aún te amaría." El Señor entonces me preguntó, "Si fueses sordo, ¿oirías aún mi Palabra?". ¿Cómo podría oír algo siendo sordo? Entonces comprendí. Escuchar la Palabra de Dios no es meramente usar nuestros oídos, sino nuestros corazones. Contesté, "Sería difícil, pero aún oiría tu Palabra". El Señor entonces preguntó, "Si estuvieses mudo, ¿alabarías aún mi Nombre?". ¡Pero cómo puedo alabar sin voz! Entonces se me ocurrió que Dios desea que le cantemos desde nuestra alma y corazón. No importa cómo sonamos. Y cuando alabamos a Dios no lo hacemos siempre con un cántico, pero cuando somos perseguidos, le damos alabanza a Dios con nuestras palabras de gratitud. Entonces contesté, "Aunque no pudiera cantarte físicamente, alabaría aún tu Nombre" Y el Señor preguntó, "¿En realidad me amas?" Con valor y profunda convicción, le contesté resueltamente, "¡Sí Señor! ¡Te amo por que Tú eres el Dios único y verdadero!" Pensé que había contestado correctamente, pero Dios preguntó,

"¿ENTONCES POR QUÉ PECAS?"

Contesté, "¡Porque soy sólo un humano, y no soy perfecto!"

"ENTONCES ¿POR QUÉ EN TIEMPOS DE PAZ TE DESCARRÍAS TAN LEJOS DE MÍ? ¿POR QUÉ SÓLO EN TIEMPOS DE ANGUSTIA ORAS SINCERAMENTE?"

No hubo respuestas. Sólo lágrimas. El Señor continuó, "¿Por qué solamente cantas en la congregación y en los retiros espirituales? ¿Por qué me buscas sólo en tiempos de adoración? ¿Por qué pides cosas tan egoístas? ¿Por qué pides sin tener fe?" Las lágrimas continuaron rodando sobre mis mejillas. "¿Por qué te avergüenzas de mí? ¿Por qué no estas esparciendo las buenas nuevas? ¿Por qué en tiempos de persecución, lloras con otros cuando te ofrezco mi hombro para que llores? ¿Por qué pones pretextos cuando te doy la oportunidad de servir en Mi Nombre?" Intenté contestar, pero no hubo respuesta que dar. "Eres bendecido con la vida. No te hice para que desperdiciaras este regalo. Te he bendecido con talentos para servirme, pero continúas dándome la espalda. Te he revelado mi Palabra, pero no obtienes el conocimiento de ella. Te he hablado pero tus oídos estaban cerrados. Te he mostrado mis bendiciones, pero tus ojos nunca las vieron. Te he mandado mis siervos, pero permaneciste sentado inmóvil mientras ellos eran rechazados. He oído tus oraciones y las he contestado todas." "¿En verdad me amas?" No podía contestar. ¿Cómo podría hacerlo? Estaba increíblemente apenado. No tuve excusa. ¿Qué podía decir a esto? Cuando mi corazón hubo llorado y las lágrimas habían fluido, dije "¡Por favor perdóname Señor! ¡Soy indigno de ser tu hijo!" El Señor contestó, "Esa es mi Gracia, mi Hijo" Entonces le pregunté, "¿Entonces por qué continúas perdonándome?¿Por qué me amas tanto?" El Señor contestó, "Por que tú eres mi creación. Tú eres mi hijo. Nunca te abandonaré. Cuando llores, tendré compasión y lloraré contigo. Cuando estés gozoso, me alegraré contigo. Cuando estés deprimido, te animaré. Cuando caigas, te levantaré. Cuando te sientas cansado, te llevaré sobre mis hombros. Estaré contigo hasta el fin de los días, y te amaré por siempre." Nunca antes había llorado como en ese momento. ¡Cómo pude haber sido tan frío! ¡Cómo pude lastimar a Dios con todo lo que hice! Le pregunté a Dios,

"¿Cuánto me amas?"

El Señor me estrechó en sus brazos, y contemplé sus manos cicatrizadas por los clavos. Me incliné a los pies de Cristo, mi Salvador. Y por primera vez, en verdad ore.

 

 

 

LA VOZ DE DIOS

 


Muchas veces me he preguntado...¿?

Cómo es que la voz de Dios, es tan fuerte y con tanto poder, que puede llegar a nuestros oídos, a nuestro ser tan pequeño e insignificante, de una forma tan dulce y suave...

Ya sé, es el precioso Espíritu Santo quien transforma esa voz tan potente en una voz muy delicada y fina a nuestros oídos...

Pero para poder oír Su voz debemos estar sintonizados con Su presencia, sino de otra manera podríamos confundirnos.

Creo que cuando permanecemos en Dios, como la vida y los pámpanos, Su voz no es inconfundible y ninguna duda puede haber en ella.

Cuando estamos esperando una respuesta clara de Dios para nuestras vidas, lo mejor es permanecer en silencio para poder escuchar a Su dulce voz hablándonos a las profundidades de nuestro ser, sólo como Él lo puede hacer... Desesperarnos, angustiarnos, no ganamos nada. Intentar querer

apurar a Dios es en vano, Él tiene su tiempo para todo y para todas las cosas que nos suceden. Dios siempre es soberano y tiene la última palabra...

Querido hermano, si estás esperando una respuesta del Señor para tu vida, sólo permanece en Él, espera con gozo y cree que ya vendrá.

No lo midas con tu reloj humano, porque el reloj de los cielos muchas veces es distinto al nuestro; pero no dejes de prepararte para la respuesta, no sea que te sorprenda hoy...

"Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él".


¿No es hermoso saber que su unción nos enseña todas las cosas,nos da sabiduría y discernimiento en cualquier decisión que debemos tomar?...Por eso, no te afanes, busca de Dios, Él te guiará por los caminos en los que debes andar. No te desvíes ni por un momento, porque sabemos que nuestro adversario está como león rugiente buscando a quien devorar... Aférrate de su mano, no te sueltes, descansa, déjate llevar por Dios.

No te encapriches con pedirle algo que sabes que no es su voluntad, no le quieras poner condiciones al Señor. Acepta su respuesta, porque sabes que es la mejor. Obedece a Su dulce Espíritu que te está hablando y no hagas oídos sordos a su llamado porque quizás ahora no te des cuenta o lo tomes a la ligera, pero mañana quizás sea demasiado tarde.

¿Querés una fórmula mágica, una receta para escuchar y discernir su voz?.
No la hay, sólo permanece, Dios nos trata a cada uno de una forma individual y quiere tener contigo una relación de amor, en donde nunca dudes de su dulce voz...Prepárate para cosas grandes,  toma por fe la respuesta a tu petición y levántate para obedecer a tu Dios...

      TOTALMENTE PAGADO



Un joven muchacho estaba a punto de graduarse de la preparatoria... Hacia muchos meses que admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos... Sabiendo que su padre podría comprárselo le dijo que ese auto era todo lo que quería.

Cuando se acercaba el día de la graduación, el joven esperaba ver alguna señal de que su padre hubiese comprado el auto. Finalmente, en la mañana del día de la graduación, su padre le llamó que fuera a su privado.

En su oficina, le dijo lo orgulloso que se sentía de tener un hijo tan bueno y lo mucho que lo amaba. El padre tenía en sus manos una hermosas caja de regalo. Curioso y d e algún modo emocionado, el joven abrió la caja y lo que encontró fue una hermosa Biblia de cubiertas de piel, y su nombre escrito con letras de oro. Enojado le grito a su padre diciendo: "¿¿¿Con todo el dinero que tienes, y lo único que me das es esta Biblia ???? el joven salió de la casa airado.


Pasaron muchos años el joven se convirtió en un exitoso hombre de negocios. Tenía una hermosa casa y una bonita familia, pero cuando supo que su padre ya era un anciano y estaba muy enfermo, pensó en visitarlo, ya que pues no lo había vuelto a ver desde ese día de la graduación.

Antes que pudiera partir a verlo, recibió un telegrama donde decía que su padre había muerto, y había heredado todas sus posesiones, por lo cual necesitaba ir urgentemente a la casa de su padre para arreglar todos los trámites de inmediato.

Cuando llego a la casa, una tristeza y arrepentimiento lleno su corazón, de pronto empezó a ver todos los documentos importantes que su padre tenía y encontró la Biblia que su padre le había dado en aquella ocasión. Con lágrimas en los ojos, la abrió y empezó a ojear sus páginas, y encontró que su padre cuidadosamente había subrayado un verso:

"...Y si vosotros siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a nuestros hijos, cuanto más nuestro Padre Celestial a sus hijos aquellos que lo pidan..." Mientras leía esas palabras, unas llaves de auto cayeron de la Biblia.

Además tenía una tarjeta de la agencia de autos donde había visto ese auto deportivo que tanto había deseado. En la tarjeta estaba la fecha del día de la graduación y sellado con las palabras: ¡TOTALMENTE PAGADO!

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar